Con motivo del 25 de noviembre, nuestro centro ha desarrollado una serie de actividades enfocadas a cultivar en nuestro alumnado los valores de respeto y el diálogo ante la violencia en general y  hacia la mujer en particular.

Para ello, hemos interpretado y trabajado a nivel de centro la canción de Rozalén “La puerta violeta”. Hemos pretendido con ella que el alumnado sea capaz de empatizar con las personas que sufren algún tipo de violencia. Seguiremos insistiendo en que ante una situación así debemos buscar la salida, buscar ayuda. De igual manera, hemos pedido al alumnado (en primer, segundo y tercer ciclo) que ante una situación límite, escriban y expresen, qué es aquello que les ayuda a encontrar la calma.

Con estas conclusiones, cada ciclo, ha pegado en unas puertas violetas en la pared el mensaje o un monstruo de color violeta (primer ciclo e infantil), que ha elaborado.

Como novedad, hemos iniciado en segundo y tercer ciclo, la figura del mediador/mediadora escolar, que poco a poco la iremos trabajando de manera más concisa, intentando llevar a cabo un aula de convivencia de las emociones para la resolución de conflictos entre el alumnado.

Como último grito de protesta ante la violencia de género, el alumnado de todos los cursos de nuestro colegio, hemos interpretado juntos en el patio, “La puerta Violeta”, esa puerta que dibujada en la pared nos da la oportunidad de vivir libremente, sin odio, violencia y miedo.

Desde el colegio Doña María Coronel condenamos la violencia de género y deseamos que con ayuda de todas y todos consigamos que el maltrato deje de existir.

Toñi Alcaide Contreras (coordinadora del Plan de Igualdad y Coeducación).

Si deseas ver las fotos pulsa encima de la imagen.

Ver vídeo de la actividad realizada en el patio del centro.

Deja una respuesta